10 PASOS PARA CONSEGUIR SER UN VENDEDOR NATURAL

El arte de la venta es una cualidad, que a priori, puede parecer que no todos tenemos.  Algunas personas tiene cierta capacidad “natural” para vender, hasta el punto de hacernos pensar que han nacido con ella. Aunque ese talento pueda parecer innato, la capacidad de ser un buen vendedor está al alcance de cualquiera que esté dispuesto a aprenderla.

Llegar a ser un buen vendedor es cuestión de tiempo y de llevar a la práctica diariamente una serie de técnicas que, con o sin talento, (solo con muchas ganas y voluntad) todos podemos aprender y dominar.

En Salesland, destacamos estos 10 ‘must’ para conseguir ser un vendedor natural y alcanzar tus objetivos:

1. Sé honesto

Para poder ganarte la confianza del cliente potencial, has de ser honesto con él durante todo el proceso de la venta, incluso en la post-venta. Si hay algún dato que no conoces, no inventes esa información, puede que con el tiempo, tras la venta, el cliente descubra la verdad y estarás perjudicando tu imagen y la de la empresa. Es mejor ser sincero en todo momento con el cliente y mostrar tu motivación por aprender sobre aquello que no sabes.   Recuerda que nadie lo sabe todo en el campo de la venta, y que se trata de un sector en continua evolución.

2. Conoce a tu cliente más que él a sí mismo

Antes de la visita, preocúpate por conocer al máximo a quién te vas a dirigir, investiga sobre la empresa, su producto o servicio, el mercado en el que opera o si ha obtenido algún reconocimiento o premio. Si lo haces, le estás demostrando al cliente que de verdad te interesa, y podrás hacerle una oferta que de verdad se adecue a sus necesidades. Otra técnica empleada por los mejores vendedores es recordar algunos adjetivos y palabras que sus posibles clientes usan en su día a día. Usa esas mismas palabras para despertar emociones y comunicarte con el cliente.

3. No vayas directo a la venta

Busca similitudes con el cliente e intenta establecer algún lazo de unión con él para poder entablar una conversación más cordial fuera de la venta. Esto le generará confianza y predisposición para escucharte, y hará que el proceso de la venta sea más sencillo y natural. Haz para no te vea como un simple vendedor charlatán al que solo le interesa cerrar una venta.

4. Controla las expectativas

Cuidado con lo que prometes. Si prometes en exceso te arriesgas a que luego no puedas cumplir con esas promesas y parezca que quieras convencer al cliente con falsas expectativas. Es mejor prometer menos y luego ofrecer más de lo esperado. El cliente lo valorará mucho más.

5. Haz que el comprador se autoconvenza

Es mucho mejor enseñar al cliente a que sea él el que compre a ser tú el que venda. Durante el discurso de la venta, destaca de forma clara las ventajas y nombra también los inconvenientes, sin ahondar en los detalles. Fomenta la participación del cliente en todo momento, procura que aporte su punto de vista sobre lo que va a obtener si adquiere el producto o servicio y sobre todo, no fuerces la venta.

6. Cree en tu producto/servicio y… ¡Conócelo mejor que nadie! 

Si el cliente ve que hay aspectos importantes sobre el producto o servicio que no conoces, estarás demostrando una falta de interés por tu parte, por lo que el cliente raramente pensará que puede ser interesante para él. Conocer las características del producto o servicio, así como saber cuales son sus puntos fuertes y débiles, te hará tener mejores argumentos para la venta y estarás dando, además, una imagen profesional de ti mismo y de la empresa.

7. Familiarízate con el ‘NO’ 

Se paciente y convéncete, todos los días no conseguirás el mismo número de ventas. De modo que cuando el cliente se niegue a comprar el producto, acepta su decisión de forma diplomática y profesional, sin contraataques. Asegúrate de que tenga tus datos de contacto actualizados y mantén el contacto con él de forma periódica.

8. Escucha más, habla menos 

Un vendedor que suelta todo su discurso, hablando sin parar de las maravillas que ofrece, sin dejar espacio para la comunicación con el cliente… no es un vendedor natural. Escucha a tu cliente, seguro que tiene muchas cosas que decirte sobre él, su empresa, la competencia… Es mucho más eficiente para la venta escuchar que hacer un monólogo.

9. Se tú mismo

No finjas ser alguien que no eres, a la larga se descubrirá. Un vendedor ha de ser serio pero espontáneo y vital a la vez. El cliente valorará ese aspecto del comercial, al ver que no pretende engañar con su apariencia, y tendrá esa misma percepción de la empresa y el producto o servicio que ofrece.

10. Disfruta con lo que haces

Las personas positivas tiene un mayor atractivo que las que no lo son. Encuentra tu motivación y haz ver a tus clientes que disfrutas con tu profesión de comercial, generarás en ellos una opinión positiva hacia ti como persona y como profesional.

El uso de estás técnicas para la venta, así como la constancia y una actitud positiva que aumente la confianza en ti mismo, es lo que hará que consigas llegar a ser un verdadero profesional de la venta. ¿Estás de acuerdo? ¡Pues a practicar!

Si te ha gustado este post, compártelo:

Dejar un Comentario

Utiliza las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

© Blog SALESLAND. Copyright Salesland®. All rights reserved.