formación

FORMAR A JEFES DE EQUIPO “YA FORMADOS”

Por Nuria Peño, Responsable de Formación en Salesland España

 

Es frecuente en las empresas que invierten en formación que las personas más veteranas hayan recibido formaciones y formaciones sobre liderazgo, en sus innumerables versiones.

Eso mismo nos sucede en Salesland. Para nosotros, los Jefes de Equipo son un colectivo clave y la formación es una inversión asumida desde hace muchos años, sabiendo que el retorno está asegurado.

La primera pregunta que lanzamos a personas que ya sienten que están formadas en liderazgo es: todo lo que has visto en los cursos, ¿lo aplicas en tu día a día? La gran mayoría, no. Para los que sí lo aplican, seguimos profundizando: ¿y lo aplicas bien? Aquí, el grupo se reduce de nuevo.

Así pues nos embarcamos, desde hace 3 años, en el reto de continuar  “formando a personas ya formadas” ¿Cómo hacer que la formación siga aportando valor a los participantes? ¿Cómo conseguir su interés y que se involucren en cada curso?

Por todo esto, el objetivo en estos cursos es la transformación de las personas. Trabajamos con un método que permite entrenar todo el potencial de los participantes, poniendo el foco en diseñar propuestas formativas vivenciales de alto impacto. Una vez conseguido esto, la aplicación en las acciones del día a día se activa automáticamente. Las sesiones son 100% dinámicas, con empleo de múltiples recursos: Coaching, Formación experiencial, Corporalidad, Ejercicios sistémicos, Dinámicas Art of Hosting…

La duración también está adaptada a los objetivos a conseguir: píldoras de 2 horas para trabajar de forma intensiva una competencia concreta; cursos de una jornada para abarcar un entrenamiento con varios objetivos formativos;  encuentros de dos jornadas para incluir aspectos como visión de empresa, trabajo en equipo; etc.

Tras la puesta en marcha de este itinerario, con formaciones periódicas anuales, el balance que podemos hacer a día de hoy es muy positivo. Realmente se mantienen altas las expectativas de los participantes ante cada nueva formación: cada curso es una experiencia nueva, una vivencia diferente. Así mismo,  se logra una verdadera integración de competencias, al ser abordadas desde diferentes metodologías: cada persona aprende de una forma.

La receta para conseguirlo: poner el foco en el participante, disponer de un know-how amplio para poder ofrecer recursos en cada formación. Y, por supuesto, ilusión.

 

Si te ha gustado este post, compártelo:

No se permiten comentarios.

© Blog SALESLAND. Copyright Salesland®. All rights reserved.