empatizar con los clientes

¿Sabes empatizar con tus clientes?

Empatizar con tus clientes es una habilidad que no todos los vendedores poseen, pero aún así se puede entrenar para conseguirla, y bien utilizada puede suponer un aumento en los resultados de ventas.

Antes de seguir, si te preguntas qué es empatizar, se trata de la “habilidad de ponerse en lugar del otro con la finalidad de sentir lo mismo que él”. En el caso del comercial o vendedor, hablaríamos de ponernos en el lugar de nuestro cliente, conocer el contexto y entender cuáles son sus verdaderas necesidades y motivaciones, a fin de conocer y descubrir lo que realmente le puede servir para mejorar su situación.

Para poder empatizar hay que empezar por saber utilizar una de las herramientas más destacas y valoradas de los buenos vendedores: la escucha. Hacer las preguntas adecuadas para conocer al cliente pero a la vez transmitirle nuestro interés por ayudarle, más allá de realizar una venta sin más.

Pero, ¿cómo se consigue realmente empatizar? Con una orientación 100% al cliente y con la práctica de estos pasos:

Observar: Se trata de ahondar un poco más y ver qué es lo que el cliente realmente siente hacia nuestro producto o servicio. A veces, el propio interés por cerrar la venta impide tener en cuenta si se está ante un potencial cliente o no.

Entender: Identificar el por qué, tanto de una reacción positiva como de una actitud de rechazo o negatividad. Si se sabe llegar al motivo, será más fácil redireccionar el discurso y salvar la venta.

Comunicar: Hablar al cliente y transmitirle nuestra comprensión sobre sus intereses y elecciones, que vea que más allá del interés por vender, existe un interés por satisfacer sus necesidades.

Proponer: A veces la falta de ideas o propuestas es lo que impide al cliente ver que nuestra propuesta es lo que necesita. Ese interés y esfuerzo por hacer que lo entienda será valorado de forma positiva por el cliente.

Aceptar: Aceptar el no en ventas es una muestra más de empatía. Ante todo se busca la satisfacción del cliente, y si nuestra oferta no es lo que busca, hay que aceptarlo y pasar al siguiente prospecto con motivación y actitud positiva.

Poner en práctica estos puntos te servirán para aprender a empatizar con tus clientes, mejorar tus habilidades para la venta y ver los objetivos de tus clientes como tus propios objetivos, algo que en Salesland ponemos en práctica con los nuestros. ¿Te animas a empezar a ser un vended@r empático? 😉

Si te ha gustado este post, compártelo:

Dejar un Comentario

Utiliza las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

© Blog SALESLAND. Copyright Salesland®. All rights reserved.